Mamás Latinas: Hijos Bilingües

DOS IDIOMAS, MUCHOS MÉTODOS

Dos idiomas, muchos métodos

Antes de que Vanessa empezara a acudir al jardín de niños, un par de meses antes de cumplir los dos años, solía preguntarme cómo lograría sobrevivir a cuatro horas rodeada únicamente del idioma inglés. Me preocupaba que los demás pensaran que no tenía modales, porque a pesar de que conocía el concepto del "gracias" y del "por favor", en realidad no sabía nada acerca del "thanks" y el "please". Les expliqué la situación a sus maestras y ellas me aseguraron que todo estaría bien. Hasta ese momento, su vida se había desarrollado únicamente en español.

Para ser sincera, antes de que ella naciera, no pensábamos mucho en el método que usaríamos para criar a una hija bilingüe. Tanto mi esposo como yo sabíamos que hablaríamos con ella exclusivamente en español, porque ella aprendería inglés en la escuela. El mismo método que funcionó anteriormente con el hijo de mi esposo, que actualmente es un adolescente bilingüe. Pero para decir la verdad, yo ni siquiera sabía cuál era el nombre del método que estábamos usando...



Segundo Idioma en Casa (mL@H)

Cuando empecé mi investigación para SpanglishBaby, descubrí que se llama Segundo Idioma en casa (Minority Language at Home o mL@H). El título se explica por sí mismo, pero es importante señalar que ni ustedes ni su pareja pueden tener como lengua materna el segundo idioma que usarán en casa de forma exclusiva. En otras palabras, siempre que ambos padres hablen fluidamente el segundo idioma – que en este país no es otro que el inglés – el método funcionará a la perfección.

Tengo una amiga bilingüe (Español/Inglés) que vive en el norte y que ha estado aplicando este método con sus hijos de ocho y nueve años desde su nacimiento. Aunque su tarea fue muy difícil, ambos ya son bilingües, a pesar de que viven en una zona en la que prácticamente no existe una comunidad hispana.

Eso significa que el único español que aprendían sus hijos provenía de ella, de su esposo y de su niñera. El resultado: a pesar de que sus hijos son bilingües, la realidad es que hablan en inglés la mayor parte del tiempo. Su estrategia tuvo que ser sumamente estricta en lo que se refiere a hablarles exclusivamente en español. De hecho, muchas veces sus hijos hablan con ella en inglés y debe pedirles que repitan lo que dijeron en español.

Un padre – Un idioma (OPOL)

El sistema más popular tanto en Europa como en Canadá es el que uno de los padres habla en un idioma y el otro habla en un idioma diferente. Existen varias combinaciones para usar este método. Por ejemplo, cada uno de los padres habla en su propio idioma original, que es un idioma secundario, y el idioma principal se aprende fuera de casa. En este caso, los niños crecen hablando tres idiomas. Otra opción es que el padre hable el idioma principal y la madre el secundario. Sin tener absolutamente ningún apoyo científico, pero basándome en mis propias observaciones del grupo de juego bilingüe de mi hija, parece ser que el segundo ejemplo es el más común.

Otra de mis amigas que aplicó el método OPOL (One parent - One language) aunque no de manera exclusiva, –desde que nació su hijo hace dos años, relata algunos de los problemas con los que se encontró al usar este método: "Idealmente nunca le hablo en inglés. Pero por algún motivo cuando mi esposo está en casa me siento algo extraña. Como si lo estuviera excluyendo de la conversación”. Y entonces ella termina hablando en inglés. De hecho, esa es una preocupación muy común y un tema que desarrollaremos en publicaciones futuras.

Tiempo y Lugar (T&L)

Esta clase de método es el que se usa habitualmente en las escuelas con programas bilingües. Por ejemplo, el idioma secundario se utiliza durante la mañana y el idioma principal por la tarde. O como en la escuela bilingüe a la que yo asistí, algunas asignaturas como por ejemplo matemáticas y ciencias se dictan en el idioma secundario durante un año escolar y en el idioma principal al año siguiente. Esta estrategia está menos relacionada con la vida familiar que las otras dos.

Por lo que pude investigar ninguno de estos métodos resulta ser completamente infalible y aunque la consistencia es muy importante, la flexibilidad lo es aún más. Incluso, ya empezaron a utilizar un método, tal vez un par de meses después podrían darse cuenta de que otro sistema podría funcionar mejor para su familia o para su situación actual.

Depende de ustedes

Cualquiera que sea el método que elijan o que surja naturalmente en su familia, recuerden que pueden hacer muchas cosas para estimular el aprendizaje temprano de un idioma a través de diferentes actividades. En el libro The Bilingual Edge se remarca una y otra vez que las actividades para enseñar un idioma deben ser:

 

  1. Interesantes y divertidas para todos los participantes.

 

  1. Completamente integradas con las rutinas e interacciones cotidianas.

 

  1. Significativas, interesantes y conectadas con la vida real.





¿Qué método eligieron para criar a un hijo bilingüe? ¿Qué problemas encontraron con el método que eligieron?



Artículo original en inglés: http://spanglishbaby.com/2009/02/two-languages-many-methods/

 

Publicado por SpanglishBaby

10/30/12 13:30