Estrategias para organizar un roadtrip familiar

Las vacaciones familiares representan una excelente oportunidad para generar un vínculo más fuerte con los hijos, enriquecer la dinámica familiar y enseñar a los niños acerca de distintos puntos históricos, geografía, e incluso sobre la toma de decisiones.

Aventurarse a un largo viaje familiar en auto puede parecer estresante, pero si se organiza desde el primer momento en que surge la idea y se mantiene el foco en que es una actividad para el disfrute familiar, el proceso de planificación puede volverse divertido, derivando en una gran experiencia sobre la ruta.

A continuación, cuatro estrategias para implementar a la hora de planificar un viaje familiar.

1. Elegir las paradas
intermedias en familia

La primera decisión está en manos de los padres, quienes decidirán cuál será el destino final del viaje: el mar, las montañas o el bosque, por ejemplo. Pero una vez que esto está claro, se puede involucrar a los niños para que participen en la elección sobre qué ciudades, puntos históricos y atracciones quieren visitar en el camino.

Para hacerlo, se puede desplegar un mapa sobre la mesa y discutir sobre las ciudades que se encuentran en el camino, analizando cuáles serían una buena opción para pasar la noche, probar comida regional o contemplar el paisaje. De esta manera, cada miembro de la familia puede plantear un punto particular que le interese conocer y tener participación activa en la planificación.

2. Llevar un cuaderno con información sobre los lugares a visitar

Una vez que se ha decidido sobre el destino de las vacaciones y las atracciones que se visitarán, es aconsejable llevar un cuaderno dedicado a la planificación del viaje. Aunque puede parecer una antigüedad en tiempos en los que pareciera que todo se encuentra en internet a través del celular o la tableta, hay que tener en cuenta que los caminos pueden presentar falta de señal, de internet o ausencia de lugares para cargar baterías, con lo cual una copia en papel sigue siendo una excelente idea.

Este cuaderno se puede dividir en categorías de acuerdo a las etapas del viaje: una sección dedicada a los hospedajes o campings que se eligieron y reservaron para pasar la noche (con sus respectivas direcciones postales y números de teléfono), otra enfocada en lugares para comer platos tradicionales e incluso otra relacionada al equipaje, para verificar que no haya ningún olvido importante en las paradas antes de seguir viaje.

3. Al armar el equipaje: menos es más

Lo primero que no hay que olvidar son los documentos y pasaportes que se necesitan para viajar, por lo que se recomienda guardarlos en un compartimento especial en el bolso o la mochila al momento en que se comience a preparar el equipaje. Además, si la mascota está incluida en el plan vacacional, se debe incluir su cartilla de vacunas.

Al momento de armar las maletas hay que tener en cuenta que ‘menos es más’: una buena forma de organizar el equipaje es desplegar toda la ropa y objetos personales de cada miembro de la familia y remover la mitad, teniendo en cuenta las condiciones climáticas del destino elegido. Luego, se aconseja poner la ropa interior y objetos personales en bolsas de almacenamiento de alimentos para cuidarla, evitar que se arrugue y facilitar el armado de la valija.

Otra opción es guardar mudas enteras de ropa para cada día en bolsas, las cuales pueden utilizarse para poner la ropa sucia una vez que se ha utilizado. También se pueden armar kits individuales que incluyan pequeñas botellas de shampoo, jabón de ducha y bloqueador solar.

¡No olvidar el kit de primeros auxilios! Además de apósitos y vendas, incluir analgésicos, antidiarreicos, anti náuseas y anti febriles para tratar malestares que puedan surgir hasta visitar a un médico en la ciudad más cercana.

4. Entretenimiento y alimentación en la ruta

Para los viajes largos, es importante tener planificados algunos juegos y entretenimientos para disfrutar con los niños para que no se aburran en los trayectos que llevan de un punto de interés a otro. Además, es aconsejable llevar algunos snacks saludables preparados por si el trayecto es largo y los niños empiezan a tener apetito. Frutas, nueces, queso, y yogur son una buena opción para llevar en una pequeña heladera de camping en el auto.

Una vez que está todo preparado: documentos, mapas, destinos y comida, sólo resta disfrutar y construir hermosos recuerdos familiares. ¡Buen viaje!